El gobernador Insfrán inauguró el período de sesiones ordinarias de la Legislatura Provincial

El gobernador Insfrán inauguró el período de sesiones ordinarias de la Legislatura Provincial
Compartir

En la mañana de este viernes 1° de marzo, dando cumplimiento al artículo 106 y el inciso 7º del artículo 142 de la Constitución Provincial, el gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, pronunció su mensaje al pueblo formoseño, inaugurando el 51° período de sesiones ordinarias de la Legislatura.

La sesión se inició pasadas las 9 horas y pudo seguirse en vivo a través de la Red Formoseña de Medios de Comunicación, plataformas digitales y redes sociales.

El primer mandatario arribó a la Legislatura en compañía de su hija Sofía, en medio de un multitudinario marco popular. A su llegada, le fue presentada la formación que en su honor se efectuó frente al palacio legislativo, compuesto por efectivos de la Banda de Música, cuerpo y guardia de honor del Poder Ejecutivo “Cmdte. Luis Jorge Fontana” y del Instituto Superior de Formación Policial dependientes de la Policía provincial.

Luego de pasar revista a los efectivos formados, el titular del PEP realizó el saludo de práctica para después ser recibido por las Comisiones de Exterior e Interior formalizadas al efecto.

Estuvieron presentes el vicegobernador de la provincia y presidente nato de la Honorable Legislatura de Formosa, Eber Solís; diputadas y diputados provinciales que componen las distintas bancadas y como invitados especiales para la ocasión asistieron el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Guillermo Alucín; el parlamentario del Mercosur Ricardo Branda; la auditora general de la Nación, Graciela de la Rosa; ministras y ministros del Poder Ejecutivo, el intendente capitalino Jorge Jofré, entre otras autoridades.

Tras la entonación de los Himnos Nacional Argentino y Marcha a Formosa, el gobernador Insfrán inició su alocución con el informe del ejercicio económico financiero de la Administración Pública no financiera provincial: administración central, organismos descentralizados, instituciones de la seguridad social, que se extiende desde el 1° de enero al 31 de diciembre del 2023, subrayando que “al cotejar los ingresos totales con las erogaciones totales tenemos un resultado financiero superavitario de $7.742.663.841,66”.

El ajuste sobre el pueblo

Seguidamente, según recabó AGENFOR, avanzó en su mensaje analizando el plano nacional, donde el plan económico que implementa la gestión del presidente Javier Milei “no es novedoso” por cuanto “repite el modelo neoliberal de la dictadura cívico-militar de 1976”, con la aplicación de “congelamiento de salarios y jubilaciones, liberalización de precios, apertura comercial indiscriminada y desfinanciamiento de políticas públicas”.

Y planteó que si bien “en campaña decían que el ajuste lo iba a pagar la casta, luego asumieron el Gobierno y se aliaron con la casta para ajustar brutalmente sobre el pueblo”.

En ese marco, debido a las medidas de ajuste y paralización adoptadas en estos meses “todos los precios se han duplicado o triplicado”, al igual que los medicamentos, que “aumentaron desproporcionadamente”, generando que muchas personas con cáncer, enfermedades crónicas o autoinmunes “no puedan seguir con sus tratamientos médicos”, lo que calificó como “un acto inhumano e inmoral”.

No obstante, diferenció que “con este modelo no todos sufren”, ya que “unas pocas empresas y sectores de poder se están llevando enormes ganancias, mientras aumentan la pobreza y la inseguridad alimentaria en la mayoría de la población”.

En ese sentido, respecto de la inflación, dijo que en estos primeros tres meses de gestión, “en lugar de bajarla, los indicadores alcanzaron los peores niveles en 33 años, y actualmente son los más altos del mundo”.

Y lamentó que “bienes esenciales como la venta de alimentos y medicamentos bajaran un 38% y 45% respectivamente”, de la misma manera en que la producción industrial PyME se derrumbó un 30% en enero, cayendo también la actividad económica general y la recaudación.

“Entramos así a una recesión que afecta a todos los sectores productivos y pone en peligro el empleo de millones de trabajadores”, alertó.

Democracia amenazada

Enfatizó el gobernador Insfrán que “la historia nos enseña que este tipo de planes de Gobierno neoliberales terminan recurriendo a métodos violentos para sostenerse por su inevitable pérdida de consenso ante los daños que generan”, nombrando a la “represión ilegítima de la protesta social” y a la “violencia institucional”.  

En esa línea, señaló que “resultan muy preocupantes los ataques públicos de la máxima autoridad de la Nación contra personas y sectores que no se someten a su plan de ajuste y entrega”, proceder que “nunca lo habíamos visto en tiempos democráticos”.

“Tampoco habíamos visto una norma como el Decreto de Necesidad y Urgencia N° 70 dictado por el Presidente a 10 días de asumir –afirmó-. Con este DNU se arrogó facultades legislativas amplísimas y prohibidas por la Constitución, modificando o eliminando de un plumazo más de 360 leyes que fueron fruto de décadas de trabajo y consensos parlamentarios”, razón por la cual el mismo “es nulo de nulidad absoluta e insanable”, sentenció.

Soberanía nacional

“Nadie que se precie de democrático o republicano puede consentir este tipo de avasallamientos”, dejó en claro el gobernador Insfrán, quien prosiguió: “nadie que se precie de argentino puede avalar estas medidas, porque su consecuencia inmediata es la pérdida de la soberanía nacional”.

Manifestó que “dejamos de ser Patria y pasamos a ser colonia si se destruyen las industrias y las PyMES nacionales, si se desguaza nuestra ciencia y tecnología, si se privatizan empresas o sectores estratégicos como el sistema nuclear argentino”, del mismo modo que “si nos endeudan hasta perder la independencia económica, si rematan nuestros recursos naturales, satélites, energía y nuestra capacidad de producir alimentos”.

Así como también “si renunciamos a la causa de Malvinas, con espurias negociaciones con el país usurpador, traicionando la sangre derramada por nuestros héroes”.

“La Patria no se vende. La soberanía nacional no se negocia”, subrayó, acentuando que “la verdadera liberación del hombre solo puede lograrse con su realización plena y en comunidad”, lo que “requiere tanto del esfuerzo individual para progresar, como de políticas que brinden igualdad de oportunidades para todos. Es decir, hay libertad real cuando también existe justicia social”.

Justamente, “son estas ideas las que llevan al Papa Francisco a afirmar que la verdadera justicia es la que hace feliz a los pueblos y dignos a sus habitantes”, por lo tanto “ninguna sentencia puede ser justa, ni ninguna ley legítima si lo que producen es más desigualdad, más pérdida de derechos, indignidad o violencia”.

“Teniendo a la doctrina social de la Iglesia como un pilar de la ideología justicialista, el Modelo Formoseño plantea políticas que buscan dignificar al hombre y favorecer su desarrollo pleno y en comunidad”, culminó.