Ucrania está luchando por la democracia de toda Europa, aseguran embajadores

Compartir

El presidente ruso, Vladimir Putin, no esperaba la unidad y la firmeza de las sanciones de la Unión Europea (UE) ante su invasión a Ucrania, consideró hoy el embajador del bloque en Argentina, Amador Sánchez Rico, en un debate en Buenos Aires en el que participaron también los representantes diplomáticos de Polonia y Rumania, así como el encargado de negocios ucraniano, y en el que insistieron en que Kiev está luchando por la democracia de todo el continente.

“A pesar de la tragedia de esta guerra y de la barbarie que estamos viendo, estamos saliendo fortalecidos dentro de la UE, está saliendo fortalecida la OTAN, los lazos de la UE con sus socios, así como está saliendo fortalecido el sentimiento europeo en Ucrania”, manifestó Sánchez Rico en la charla celebrada en la Universidad Católica, en Puerto Madero, convocada bajo el tema “Guerra en Ucrania: respuesta europea a la agresión rusa”.

Al fin y al cabo, lo que quieren los ucranianos, y lo que teme Putin, es el sistema de democracia, de valores, el sistema de paz y de libertad que representa la UE”, manifestó el diplomático español, que comparó la respuesta unificada del bloque ante la guerra con la que tuvo durante la pandemia de Covid-19.

“Esta guerra no tiene fronteras, como no tenía fronteras la pandemia ni tiene fronteras el cambio climático. A la Argentina le queda más lejos, pero es una guerra que está poniendo en jaque el sistema multilateral y nos tiene que preocupar a todos”, aseguró.

Por su parte, el encargado de negocios ucraniano, Sergiy Nebrat, agradeció el voto de Argentina en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se pronunció a favor de la suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y aseguró que su país lucha “por todos los países democráticos”.

“El 24 de febrero, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, las tropas rusas invadieron el territorio de Ucrania”, recordó Nebrat. “Rusia esperaba una blietzkieg para ocupar rápidamente Kiev, pero eso no pasó”, apuntó, en referencia a la “guerra relámpago” que se esperaba al principio, mientras la ofensiva rusa va ya en su día 49 y las tropas del Kremlin se concentran ahora en el este del país.

“Podemos entender que Rusia no quiere cerca de sus fronteras un país libre, demócratico, porque es una amenaza para la dictadura de Putin (…) Él quería ocupar nuestro territorio porque quiere un imperio ruso, como en los antiguos tiempos”, expresó el representante ucraniano, que proyectó un video sobre la invasión rusa con duras imágenes de bombardeos y heridos en el que se asegura que se destruyó el mito del ejército ruso “invencible”.

Encargado de negocios ucraniano Sergiy Nebrat Foto Daniel Dabove
Encargado de negocios ucraniano, Sergiy Nebrat. (Foto Daniel Dabove)

Consultado por el avance de las negociaciones entre Ucrania y Rusia, Nebrat dijo a Télam que su país busca una solución pacífica y que su presidente, Volodimir Zelenski, pidió conversaciones directas con Putin en un país como Israel o Turquía, pero el mandatario ruso “no quiere”, aunque consideró que las sanciones y las victorias militares podrían cambiar la situación.

A la vez, apuntó que Ucrania luchará por “todo su territorio” y que el Donbass, la región del este que alberga dos provincias rusoparlantes que mantienen desde hace ocho años un conflicto armado contra el gobierno de Kiev, y Crimea, anexionada por Moscú en 2014, son “territorio ucraniano”. “En Argentina, por ejemplo, no podríamos discutir que Córdoba no es parte del país”, apuntó.

La guerra llevó a que más de 4,6 millones de personas dejaran Ucrania desde el 24 de febrero, según las últimas cifras del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), de las cuales casi 2,7 millones cruzaron a la vecina Polonia.

La embajadora polaca en Argentina, Aleksandra Piatkowska, reforzó hoy la idea de puertas abiertas de su país con los refugiados ucranianos y contó que más de 300 niños nacieron en Polonia de madres ucranianas. “Hay muerte, pero hay vida también”, señaló.

Aunque la ONU constató hasta ahora más de 1.900 civiles muertos en Ucrania, se estima que las víctimas que deja el conflicto son muchas más. El embajador rumano en Argentina, Dan Petre, fue incluso más allá: “En menos de un mes hubo probablemente más víctimas (en Ucrania) que durante la dictadura argentina”, aseguró.

Petre destacó el “apoyo incondicional” de Rumania a Ucrania y dijo que “si se comprueba la información sobre la dimensión de las masacres” cometidas en Ucrania, habrá que “perseguir a quienes ejecutaron estos crímenes”.

Después de que a principios de abril se dieran a conocer imágenes de una matanza en la localidad de Bucha, cerca de Kiev, de la que Ucrania responsabiliza a Rusia, los países occidentales reforzaron las sanciones contra el Kremlin y Putin, que para los embajadores europeos es el camino a seguir.

Embajador rumano en Argentina Dan Petre Foto Daniel Dabove
Embajador rumano en Argentina, Dan Petre. (Foto Daniel Dabove)

Creo que debemos seguir con más sanciones, y cada país de la UE debe reorganizarse de manera económica para no depender de los recursos rusos”, manifestó a Télam la representante polaca que dijo que, pese a que su país no depende tanto del carbón o del petróleo ruso como otras naciones europeas, ya está buscando nuevos proveedores, así como nuevos mercados para vender sus productos.

En ese sentido, Piatkowska consideró que esto puede ser una oportunidad para Argentina u otros países latinoamericanos.

“Lo que ha hecho esta guerra es evidenciar dónde se sitúan los diferentes países, a nivel geopolítico y mundial, saber qué países están de un lado y qué países están del otro. Y cuando digo de un lado no quiero decir del lado de la UE o contra Rusia, sino del lado del orden internacional, basado en reglas, basado en los principios de no injerencia, de no uso de las armas y de integridad territorial”, señaló por su parte Sánchez Rico.

El representante europeo dijo que cree que América Latina es el continente que más está demostrando apego a estos principios “y esto está encabezado también por Argentina”.

“Eso hace que tengamos que mirar a esta región con muchísimo más interés”, apuntó a Télam, y destacó la diversificación de suministros, un ámbito en el que consideró que Argentina tiene un “enorme potencial” por el litio y el hidrógeno verde.

El tema es dejar de permitir la financiación de esta guerra con la importación de gas y petróleo. Tenemos que empezar a cortar esta dependencia, este cordón umbilical”, manifestó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*